La trágica celebración que se convirtió en una “inocente palomita”

La trágica celebración que se convirtió en una “inocente palomita”

 

El Día de los Inocentes es una celebración con raíces un tanto crueles, pero muy importante dentro de la fe cristiana, ya que se dice que el niño Jesús se salvó de ser asesinado por los hombres de Herodes el Grande I.

En la actualidad se celebra esta día realizando bromas a amigos, familiares o personas allegadas. Después de realizar la travesura se tiene la costumbre de decir “Inocente palomita que te dejaste engañar, sabiendo que en este día nada se puede prestar”.

Volviendo al origen sangriento de este día, el envidioso rey Herodes quería matar al niño que estaba destinado a ser el rey de los judíos, pero había un problema, él no sabia qué niño era Jesús, por lo que mandó a matar a todos los niños menores de 2 años de aquella época.

Según la Biblia, un arcángel avisó a José y fue por eso que pudieron salvar la vida de Jesús huyendo de ahí. Como muchos niños murieron en esos días, la Iglesia Católica conmemora el 28 de diciembre el Día de los Santos Inocentes.

Con el paso del tiempo y ya con el catolicismo arraigado en los países de Europa, pasó de ser una celebración de respeto a un día de bromas, pues en la Edad Media se realizaba una celebración conocida como “la fiesta de los locos”, entre el 24 y el 31 de diciembre, en la que se cometía todo tipo de excesos.

En esta celebración era común que se realizaran fiestas y carnavales, pero esto no le gustaba al rey Felipe II que prohibió eso y con el paso del tiempo se redujo a bromas inocentes.

En los países anglosajones, así como en Francia y en Italia, tienen otra celebración similar llamada “Día de Tontos” o “Fools Day” que se celebra el 1 de abril.

A la acción de jugarle bromas a las personas se les fue dando el nombre de “inocentadas”, en las que se confundía la palabra al llamar inocente al sujeto que no hace daño, que es un poco despistado o tonto.

Otro dicho muy famoso en este día es el que tienen los españoles y dice “Herodes mandó a Pilato, Pilato mandó a su gente y el que presta este día es un inocente”.

Dentro de este día no hay problema alguno en jugar estas pequeñas bromas a nadie, mientras no se dañe a los demás. Lo más importante es recordar la tragedia en la que muchos “inocentes” fueron asesinados y guardarles el debido respeto.

Recuerda, el 28 de diciembre no seas una linda palomita que se dejó atrapar.

 

Fuentes: El Sol de México, Marca, 65ymás

 

@CronicaMexicana

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail