El pasado del Centro Histórico de la Ciudad de México

El pasado del Centro Histórico de la Ciudad de México

El Centro Histórico de la Ciudad de México es uno de lo más grandes y más emblemáticos de América Latina, uno de los principales centros turísticos del mundo, donde además se concentran algunos de los tesoros culturales más apreciados de la nación, así como verdaderas joyas arquitectónicas.

Este espacio esta distinguido como Patrimonio Cultural de la Humanidad por parte de la UNESCO en 1987, aproximadamente cuenta con mil 500 edificios, templos, museos, galerías, hoteles, teatros y tiendas entre otras, todo en un espacio de 668 manzanas y una superficie de 9.7 kilómetros cuadrados.

Mucho antes del centro que actualmente conocemos vivían los teotihuacanos que realizaban ahí sus actividades como el comercio y la venta de sus productos, pero también este lugar tiene un “oscuro” pasado, pues algunas veces se realizaban ahí algunos sacrificios.

Investigadores y arqueólogos del INAH (Instituto Nacional de Antropología e Historia) encontraron una torre de 119 cráneos de Tenochtitlán, producto de sacrificios al dios Huitzilopochtli entre los años de 1486 y 1202, esta torre fue hallada en el túnel Huei Tzompantli.

Esta nueva torre de cráneos se suma a las 485 que ya estaban identificados previamente, esta expedición tiene comienzo desde marzo del 2020 y tienen lugar en lo que hoy sería República de Guatemala número 24.

Con los recientes hallazgos se puede determinar que este lugar tiene 4.7 diámetros de largo y 3 etapas constructivas las cuales se remontan a la época del tlatoani Ahuitzotl que era gobernante entre los años de 1486 y 1502.

El hallazgo de esta torre de cráneos se suma a otro hallazgo de un zócalo anterior debajo del actual zócalo de la Ciudad de México ubicado en la Plaza de la Constitución, donde esta plataforma circular tenia una explanada de 20 mil metros cuadrados.

 

imagen-2

Esta antigua construcción era una de las más grandes del mundo, por lo que sus dimensiones eran realmente grandes para aquella época. Tiene su origen como un monumento conmemorativo que hacía alusión a la dependencia de México y que fue obra del antiguo presidente de México Antonio López de Santa Ana, la reconstrucción de este zócalo quiso poner fin al tiempo de un México endeudado y convulso.

La Plaza de la Constitución no era remodelada desde mediados del siglo, 20 por lo cual se puede encontrar muchos monumentos que aún no han sido descubiertos como un templo de Ehécatl-Quetzalcóatl y una estructura de juego de pelota, donde de acuerdo a crónicas el mismo emperador Moctezuma jugo en él.

No cabe duda que aún hoy en día el Centro Histórico de la Ciudad de México sigue siendo un punto de referencia de esta ciudad que tiene mucho por ofrecer, mantiene y guarda secretos por descubrir e infinidad de historia que seguramente aumentará conforme el tiempo avance.

 

 

Fuentes: Chilango, CNN, CONACULTA

@CronicaMexicana

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail