Olio, la app que nos regresa la fe en los mexicanos

Olio, la app que nos regresa la fe en los mexicanos

Justo en tiempos en que la confianza de los mexicanos está en su peor momento debido a la delincuencia, la tecnología les regresa la fe, la esperanza y las ganas de creer que no todo está perdido.
En 2015 se creó Olio, una aplicación para teléfono celular que buscaba conectar a personas de ciudades específicas que querían compartir su comida sobrante, en lugar de tirarla a la basura. Si bien funcionó en otros países, tiene poco en México, pero ya está consiguiendo que más y más usuarios se sumen, además ahora permite compartir también objetos bajo la idea de que se puede reciclar y reusar en lugar de generar desperdicios.
Es interesante cómo es que, justo en un momento en que tanto se habla de secuestros, desapariciones y crimen organizado en México, tiene auge una aplicación que obliga a confiar en el otro, a creer que también hay intenciones buenas y que cualquiera puede tener ganas de compartir por el mero gusto de hacerlo.
Olio tiene poco más de 2 mil usuarios mexicanos, pero se espera que en los siguientes meses se sumen más personas bajo la premisa de que todos tienen algo que aportar, especialmente en una sociedad tan destruida.
Antes, cuando los abuelos eran jóvenes, era común compartir la comida con otras personas y no porque hubiera muchos recursos, pero como dicen por ahí nada más había que echarle más agua a los frijoles y en casa comían los primos, los vecinos y hasta el señor que iba pasando. Compartir era normal, la solidaridad aplicaba con cualquiera sin importar su nombre o su código postal y la honestidad ni siquiera se cuestionaba.
Pero hoy día todos tienen miedo, en México ya nadie confía, nadie cree y se percibe la hostilidad en cada rostro. Por eso es que herramientas como Olio obligan a volver a pensar como antes, a hacer comunidad y a compartir sin temer a los demás, como si otra vez todos fueran los habitantes del país libre y seguro que alguna vez existió.
Para que todo sea como antes hay que actuar como entonces, reconstruir a la sociedad desde nuestras propias percepciones y volver a confiar en que hay más personas buenas, honestas y con ganas de vivir tranquilas.
Olio también es una app que lucha contra el enorme desperdicio de comida; más de la mitad de los alimentos a nivel mundial se van directamente a la basura, al tiempo que más de 800 millones de personas pasan hambre y no tienen acceso a una alimentación básica para sobrevivir.

@CronicaMexicana

Facebooktwittergoogle_plusredditpinterestlinkedinmail